EL ESCRITOR COMPULSIVO

EL ESCRITOR COMPULSIVO
El gran Gustavo Adolfo Bécquer

EL ESCRITOR COMPULSIVO

El escritor compulsivo soy yo, Alberto Bellido y este es un blog dedicado a mi mayor afición, a mi mayor pasión: El cine, el séptimo arte.

En el blog los visitantes podrán leer y comentar diversos artículos así como guiones de todos los géneros redactados por mí y sus memorias de realización, es decir, las diferentes intenciones que me guiaron en el momento de crear cada historia.

Espero que todos disfrutéis con mi blog.

Un afectuoso saludo.

lunes, 28 de marzo de 2016

La evolución del cine bélico a partir de la guerra de Vietnam.

LA EVOLUCIÓN DEL CINE BÉLICO A PARTIR DE LA GUERRA DE VIETNAM.

El género bélico es un tipo de cine que ha tenido un desarrollo claro y meridiano desde los inicios del séptimo arte.
Dicha evolución ha estado muy influenciada por los dos grandes conflictos del siglo veinte: La primera guerra mundial, (también conocida como “La gran guerra”), y la segunda guerra mundial, aunque también por la guerra de Vietnam.
Las primeras grandes películas correspondientes al género fueron filmadas y dirigidas por uno de los pioneros del género, David Wark Griffith: La fundacional, conservadora y racista, (por su defensa del Ku Klux Klan), El nacimiento de una nación y el documental El corazón del mundo.
Mientras tanto, al otro lado del mundo, en la recién nacida Unión Soviética, otro maestro del cine mudo, Sergei M.Eisenstein, rodaba octubre, acerca de la fallida revolución de 1905, película de corte pacifista y una acertada visión del mundo obrero. Y posteriormente, con la que sería conocido mundialmente, El acorazado Potenkim.
Otra obra maestra del período fue El gran desfile, de King Vidor, director longevo donde los haya, con una filmografía extensa y que llegaría al siglo de vida.
Una gran película, muy posterior, aunque también ambientada en la Gran Guerra, es Senderos de gloria, de Stanley Kubrick, abiertamente pacifista y muy crítica con el ejército francés, hasta tal punto que fue prohibida su exhibición en este país hasta un par de décadas después de su producción.
El auge y esplendor del género se produjo durante y después de la segunda guerra mundial, sobre todo, con fines propagandísticos en ambos bandos.
De Hollywood destacaron dos grandes obras, con mayúsculas, del cine: Casablanca, de Michael Curtiz, con unas grandes interpretaciones de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Y El gran dictador, del inimitable Charles Chaplin.
De Casablanca hay que resaltar sus grandes frases para la historia mientras que El gran dictador realiza una acidísima crítica de los nazis cuando éstos avanzaban, imparables y parecían invencibles, por los campos de batalla de Europa.
Pero fue a partir del ecuador del conflicto, a raíz del ataque japonés a la base estadounidense de Pearl Harbor, ubicada en las Islas Hawai, cuando el esfuerzo propagandístico de los norteamericanos se puso en marcha, a toda máquina, no tanto por equipararse con los documentales de la UFA germana, como El triunfo de la voluntad, de Leni Riefenstahl, sino por elevar la moral de las tropas después de unos meses traumáticos en los que el Imperio japonés realizó en el Pacífico una guerra relámpago muy similar y del estilo de los alemanes, de la Bliztkrieg, convirtiéndolos en la gran potencia dominadora de Asia, hasta ser frenados en la decisiva batalla de Midway, (que contaría con una película del mismo título).
Aparte de que también hubo directores, actores y técnicos de cine que fueron reclutados para defender a Estados Unidos de la agresión nipona y que posteriormente regresaron y, en base a las experiencias que habían vivido, sacaron adelante películas de exaltación patriótica, tanto en los años postreros de la guerra como en la inmediata posguerra.
No hay que olvidar tampoco otra gran película, aparte de El gran dictador, Ser o no ser, de Ernst Lutbitsch, una feroz sátira del nazismo.
Dentro del cine de propaganda y exaltación patriótica, destacaron un ramillete de películas como Bataan, Por el valle de las sombras, Destino Tokio y Objetivo Birmania, entre otros.
Ya en la posguerra y más centrada en las consecuencias del conflicto y sus secuelas sobre los excombatientes es digna de resaltar Los mejores años de nuestra vida, de William Wyler, con un protagonista alcohólico.
El cine bélico no experimentaría una nueva edad de oro hasta finales de los sesenta y principios de los setenta, aunque no hay que olvidarse de dar un buen visionado a Los cañones de Navarone, de J.Lee Thompson.
Las películas correspondientes a esta etapa pueden muy bien encuadrarse dentro del cine de evasión, de entretenimiento puro y duro, al cien por cien, con películas como Los doce del patíbulo y Comando en el mar de la China, ambas dirigidas por Robert Aldrich.
También el actor y director Brian G.Hutton fue autor de películas con grandes estrellas del momento, como Clint Eastwood y Richard Burton, destacando El desafío de las águilas y Los violentos de Kelly.
La última película que puede considerarse claramente como de exaltación patriótica fue Los boinas verdes, dirigida e interpretada por el mítico John Wayne, ambientada en la guerra de Vietnam y que, como las películas rodadas en plena segunda guerra mundial y las de evasión anteriormente mencionadas, se puede calificar como mitificadora y maniqueísta, con unos protagonistas buenos, muy buenos, y unos malos muy malos, valga la redundancia.
El proceso inverso, de desmitificación del género, se inició con la serie MASH, de Robert Altman, ambientada en la guerra de Corea, pero producida durante la posterior de Vietnam. Su éxito originó también una película homónima y filmada por la misma fecha.
El desastroso papel y la dolorosa derrota de Estados Unidos en el Sudeste Asiático propició una corriente muy crítica, con un cambio radical de mentalidad en las películas de género.
Las grandes películas de esta tendencia no llegaron hasta las salas hasta que se produjo una reflexión profunda, hacia finales de la década de los setenta.
Apocalypse Now, dirigida por Francis Ford Coppola, basada en la novela El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad, merece capítulo aparte.
Otra película, en esta misma senda, es la oscarizada El cazador, de Michael Cimino, protagonizada por Robert de Niro.
Y El regreso, del incomprendido y talentoso Hal Ashby, con Jon Voight y Jane Fonda.
Ambas se distinguieron por abordar el siempre difícil y espinoso tema del retorno a casa de los combatientes, con traumas físicos y psicológicos, (especialmente emocionante resulta El regreso, protagonizada por un soldado inválido y cuidadora voluntaria)
Como comentaba unos párrafos atrás, Apocalypse Now merece una mención y un comentario aparte, no sólo por su gran director y su magno reparto, (con actores como Martín Sheen, Marlon Brando, Robert Dubai y Dennis Hopper, entre otros), sino en especial por todos los padecimientos y peripecias por las tuvo que pasar su equipo técnico y artístico para acabar la filmación.
Actores como Harvey Keitel, que tuvieron que dejar el rodaje y ser sustituido por Martín Sheen, que estuvo a punto de morir de un infarto.
Desencuentros con el gobierno filipino del dictador Ferdinand Marcos, por los helicópteros que aparecieron en la ya célebre secuencia de la cabalgata de las walkirias de Richard Wagner, y que tuvieron que ser devueltos para que el ejército luchará contra la guerrilla.
Tifones que destrozaron los decorados, problemas con la Productora por excederse del presupuesto, por la edición y el montaje de la película y por los continuos retrasos en la producción, que comenzó en 1976 y se alargó hasta su estreno definitivo, en 1979, en el festival de Cannes, donde consiguió la prestigiosa Palma de Oro.
Tampoco hay que ignorar la desesperación de Coppola, que incluso se vio obligado a poner a la venta muchas de sus propiedades y quedo arruinado, física y mentalmente.
Por ello, su afirmación de que Apocalypse Now no es una película sobre la guerra de Vietnam sino que es Vietnam, ha quedado plenamente justificada y, por ende, pasado a la Historia.
Otro director destacado del género fue Samuel Fuller, que participó en la segunda guerra mundial y cuya experiencia y vivencias en el conflicto fueron usadas y plasmadas como material en sus películas, sobre todo, en Uno rojo, división de choque, donde un comando norteamericano se ve envuelto en las campañas del Norte de África, Italia y Normandía, entre otros.
También destacaron otras películas como Casco de acero y A bayoneta calada, rodadas en la década de los cincuenta.
Oliver Stone, si bien en sus principios ejerció exclusivamente como guionista, ha sido el autor de una trilogía sobre la guerra de Vietnam, compuesta por las películas Platón, (premiada con cuatro Oscar); Nacido el 4 de Julio, memorable historia de un fervoroso soldado, protagonizado por Tom Cruise, que discapacitado se convierte en un activista contra la guerra, (reportando otro Oscar como director a Stone), y El cielo y la tierra.
Dentro de esta corriente crítica y de revisión hacia lo que aconteció en el conflicto de Vietnam y el trauma que supuso que la primera superpotencia del mundo por entonces fuera derrotada por guerrilleros comunistas, también está encuadrada La escalera de Jacob, de Adrian Lyne.
Tampoco Stanley Kubrick y Brian de Palma quedaron libres de dar sus particulares visiones y versiones de la guerra en el sudeste asiático, con La chaqueta metálica y Corazones de hierro, respectivamente.
Las últimas grandes películas del género, ya ubicadas temporalmente en las postrimerías del Siglo veinte y los albores del Siglo veintiuno han sido la críptica La delgada línea roja, de Terrence Malick: la espectacular Salvar al soldado Ryan, de Steven Spielberg. Y la entretenida Black Hawck derribado, de Ridley Scott.

Para concluir la última gran directora que ha vuelto a prestigiar el cine bélico ha sido Kathryn Bigelow, con sus películas sobre la guerra de Irak, (con En tierra hostil), y el enfrentamiento con la organización terrorista Al Qaeda y su líder Osama Bin Laden, (con La noche más oscura).

No hay comentarios:

Publicar un comentario